EQUIPO NIZKOR
Información

DERECHOS

10may10


El DAS, peor es posible


El debate de control político que se produjo la semana pasada a propósito de la empresa criminal que se montó desde el DAS es tremendamente sintomático del país que tenemos. El Ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, fue a convencer de que el Gobierno nada tiene que ver con las 'chuzadas' e insistió en que la justicia ha podido actuar gracias a Uribe y no a pesar de él. Y nos mostró en cifras a la Colombia resucitada que emergió de las sombras del 'Estado fallido' que Uribe heredó de Pastrana en el 2002.

Pero, claro, lo que no nos dice es en qué nos hemos convertido y a qué precio. Hasta hoy, la reflexión está siendo suplantada por un rosario de anécdotas marginales, que dan poca cuenta de si a estos piscos les cabe o no el país en la cabeza.

El debate no puede limitarse a que una beatífica 'ola verde' derrote a un Juan Manuel Santos que insiste en representar más de lo mismo, le da oficio a JJ Rendón, el rey de la propaganda cochina, y ensalza como gerente de su campaña a Roberto Prieto, investigado por fraude. Va más allá incluso de que Santos se la esté jugando a ganar como sea y al precio que sea.

Todavía ninguno nos dice con fuerza, en público y traducido en políticas concretas, cómo revertirá esa simbiosis creciente entre crimen organizado y Estado, que avanza con fuerza por todo el territorio. Cómo cambiar ese rumbo que nos lleva directo a convertirnos en una cleptocracia? Ninguno se atreve a preguntar: quiénes son los responsables políticos, no solo los militares, de los falsos positivos?; quién ordenó y se benefició de las interceptaciones, amenazas y atentados orquestados desde el DAS?; cómo se hará el desmonte de las mafias regionales que se aliaron con paramilitares y narcotraficantes para tomarse el poder?; cómo enfrentará semejante desafío Juan Manuel Santos, cuando en su coalición está tan bien representada la 'parapolítica'?; cómo enfrentará Mockus a unas mafias que le responderán a bala lo que él intente a través de la pedagogía?

Muy a pesar del miedo y la violencia del discurso con la que nos tratan de obligar a elegir sin pensar, lo cierto es que no estamos decidiendo entre el salto al vacío y mantener el rumbo. El rumbo actual no es el rumbo correcto, y Juan Manuel Santos es lo suficientemente inteligente como para saberlo, aunque las imposiciones de la estrategia política lo obliguen a callar en todos los idiomas. En ese acto de lealtad y adoración al presidente Uribe, Santos deja de lado los altos intereses de la patria, para proclamar los altos intereses del presidente saliente como su prioridad.

Y ese cheque de impunidad no hay con qué girarlo. 'Falsos positivos', 'chuzadas', 'parapolítica' y esa corrupción que se ha extendido tan peligrosamente a todas las esferas del quehacer público son apenas el reflejo sintomático de un fenómeno más poderoso, que amenaza la existencia misma del Estado colombiano. Sus consecuencias se describen extensamente en el informe de la Misión de Política Exterior de la Cancillería, en asocio con el BID, la CAF y Fedesarrollo: "Estas alianzas muestran un profundo deterioro de la ética pública y del respeto a la ley en algunos sectores de la dirigencia, y han generado un poder mafioso que atenta contra la seguridad del Estado, convirtiéndose así en una amenaza tanto más grave cuanto menos visible. De continuar avanzando este proceso, estaríamos entrando en una fase de simbiosis con el crimen organizado, caracterizado por la creciente cooptación del Estado en algunos sectores y regiones".

No será poco el susto que sobrevenga en cuanto nos despertemos de la resaca electoral y, al igual que Monterroso, descubramos que el dinosaurio sigue ahí.

[Fuente: Por Natalia Springer, El Tiempo, Bogotá, 10may10]

Donaciones Donaciones Radio Nizkor

Inteligencia militar y paramilitarismo
small logoThis document has been published on 19May10 by the Equipo Nizkor and Derechos Human Rights. In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed without profit to those who have expressed a prior interest in receiving the included information for research and educational purposes.